Cápsula Casa de los Azulejos
Cápsula Casa de los Azulejos


¡Ahora nos encontramos en el corazón de
la gran Ciudad de México! Y estamos en la Casa de los Azulejos: Construcción de 1500 metros cuadrados y de
dos plantas, cuya fachada está revestida con miles de azulejos, cuya manufactura se especula pudo ser china o poblana… Tanto en interiores como en el
exterior, predomina la arquitectura y los detalles barrocos. En el muro del fondo
de la escalera se encuentra el mural “Omniscencia” pintado por José Clemente
Orozco en 1925 La historia de este inmueble se remonta
al siglo XVI, cuando era conocido como el Palacio Azul La reedificación del inmueble la debemos al
hijo segundo Conde del Valle de Orizaba, quien para cumplir la ofrenda de su padre
revistió la casa de azulejos para quedar como hoy la conocemos En ella han sucedido todo tipo de
situaciones, desde milagros hasta homicidios A principios del siglo XX comenzó a
funcionar como casa Sanborns, cuyo horario es de Lunes a Domingo de 7 de la mañana 1
de la madrugada El inmueble está situado en la esquina
con Callejón de la Condesa y la Avenida 5 de Mayo Es conocido por este nombre debido a su
cubierta de azulejos de talavera poblana que recubren completamente la fachada
exterior del edificio haciendo de esta obra una de las más
bellas joyas del Arte Barroco Novohispano Existe otra versión popular sobre la
construcción de la Casa de los Azulejos, dicha conseja señala, según la
versión de Luis González Obregón, que uno de los descendientes del Conde de Orizaba, fue en varias ocasiones severamente reprimido por su padre, el cual, desesperado ante varias llamadas de
atención, sólo le bastó con decirle al joven la siguiente frase: “Hijo, así nunca llegarás lejos, ni harás casa de azulejos…” Y parece que tal consejo asentó en la
mente del joven, quien cambió su modo de vida hacia uno más
responsable y para demostrar a su padre su madurez y
esfuerzo, reparó y levantó la propiedad recubriendo la fachada completa en azulejos. Bueno chavos, esto fue la cápsula de la Casa de los Azulejos, que ahora es ocupada por el restaurante Sanborns Recuerden que es un lugar obligado a
visitar en su estancia en la Ciudad de México ¡Espero que haya sido de su agrado, muchas gracias!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *